El marketing en la era de los datos


Actualmente los profesionales de marketing cuentan con mucha información sobre lo que los consumidores hacen, pero rara vez tratan de comprenderla. En su lugar, dejan la interpretación a los algoritmos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Suponen que los resultados son válidos y las acciones propuestas por estas tecnologías son correctas.

En el pasado, no se contaba con este tipo de datos para comprender por qué las personas compraban una marca o no. La solución estaba en llevar a cabo unos grupos focales o simplemente hacer algunas preguntas a los consumidores. Hoy, se tiene una gran cantidad de información disponible libremente sobre lo que las personas dicen y hacen en el mundo digital.

Pese a ello, es inevitable pensar en que esto ha aumentado una vez más el grado de suposición asociada a los hallazgos. Existe la creencia de que simplemente hay que utilizar la información disponible para encontrar respuestas a preguntas que inclusive nunca fueron necesarias de hacer.

Ante ello, es importante saber que siempre existirá la necesidad de validar que lo que se mide en realidad se relaciona con los resultados. Y también será necesario hacer algunas preguntas solo para confirmar las conclusiones inicialmente extraídas del big data. Un gran ejemplo de la falta de validación es la manera incorrecta en la que muchos usuarios son redirigidos a anuncios de productos o servicios que ya compró o que decidió no comprar.

¿Eso significa que todos deberían evitar el uso del big data y la automatización para descubrir los hallazgos del marketing? Absolutamente no, se deben aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que presentan los grandes datos, pero sería bueno recordar que hacer suposiciones sin contrastar nunca es una buena idea.

Para leer el artículo completo haga clic aquí.

Artículo tomado de la página web de Kantar MillwardBrown, consultora miembro del grupo WPP.


Entradas destacadas