Análisis de Impacto: Manual de Advertencias Publicitarias


Panorama

Debido a la controversia mediática que se inició hace más de dos meses sobre el Caso Pura Vida y en el marco de la implementación de la Ley de Alimentación Saludable (Ley N° 30021) que surgió como respuesta a ella, el Ministerio de Salud publicó el pasado 17 de agosto, el proyecto de Manual de Advertencias Publicitarias (RM N°683-2017/ MINSA).

El objetivo central de dicha Resolución es establecer los modelos de advertencias publicitarias que deben tener los productos y bebidas alimenticias tanto en sus etiquetas como en su publicidad (TV, medios impresos, etc.). Hasta el momento, se han establecido rotulados con las consignas: “alto en sodio”, “alto en azúcar”, “alto en grasas saturadas” y “contiene grasas trans”. Lo que se pretende es que aquellos productos que excedan los topes permitidos por el MINSA en cantidades de sodio, azúcares y grasas, se vean obligados a fijar dichas advertencias.

En relación a su iconografía, los símbolos tendrán una forma octogonal, con fondo rojo, marco negro y blanco y letras blancas, los cuales se deberán ubicar en la zona superior derecha de la cara frontal del envase. Asimismo, debajo se añadirá un mensaje rectangular que señale “evitar su consumo excesivo” para los productos altos en sodio, azúcar y grasas saturadas; y un mensaje “evitar su consumo” para aquellos que contengan grasas trans. De esa manera se espera evitar que la población vea como algo positivo la consigna “alto en…”, como ocurre en los mensajes “alto en proteínas” o “alto en vitaminas”. Adicionalmente, los productos que lleven estas advertencias no podrán utilizar elementos dirigidos a menores de 16 años tales como figuras infantiles, dibujos animados, entre otros.

Por otra parte, el documento podrá recibir comentarios y sugerencias de los sectores involucrados por un plazo de 90 días. Luego de ello, el manual será oficializado y correrá un plazo de seis meses antes de que el etiquetado con advertencias entre en vigencia. Es decir, se prevé que se empiece a regir no antes de mayo del año 2018.

Cabe señalar que dicho manual se separa en dos fases. En la Fase 1, que es a partir de mayo del 2018, deberán etiquetarse con advertencias el 71% de las galletas (alto en grasas saturadas), el 62% de los snacks salados (alto en sodio), el 54% de bebidas lácteas (alto en azúcar) y el 48% de los cereales para el desayuno (alto en azúcar). En cambio, la Fase 2, la cual contiene parámetros más estrictos, aplicará 39 meses después de la oficialización del Manual, es decir, desde febrero del 2021.

Análisis del impacto

1. Impacto social:

- Opinión pública positiva hacia dicha medida. Según encuesta realizada en julio, el 97% de los peruanos estaba a favor de etiquetar los productos con alertas nutricionales (Datum).

- Exigencia futura de mayor información en etiquetados. Podría abarcar cuestiones como si el producto es transgénico o no, si contiene soya o no, entre otros.

2. Impacto económico y de mercado:

Para el país:

- El viceministro de Mype e Industria de Produce, Juan Carlos Mathews, señaló que el etiquetado impactaría negativamente en las cifras del sector de producción (área de Mype e industria).

- Desaceleración económica en el consumo general.

Para las industrias:

- Reducción en sus ingresos (menor consumo de la población).

- Cambios en el formato de sus productos (nuevo etiquetado y envasado).

- Posibles cambios en la composición de ciertos alimentos (ejemplo: reducción de azúcares en las galletas, yogures, etc.).

3. Impacto político:

- Polarización de la medida propuesta. Por una parte, el MINSA; y por otra, los sectores productivos e industrias, quienes están considerando presentar una contrapropuesta junto con gremios extranjeros.

Próximos pasos:

- En los siguientes 90 días, el Manual pasará a revisión y comentario de los sectores involucrados, para posteriormente ser oficializado.

Quiénes ganan:

- En teoría, los consumidores contarían con mejor información nutricional sobre aquello que compran, de acuerdo a la mirada del MINSA.

- Las empresas y marcas alternativas enfocadas en estilos de vida más sanos y con ofertas especificas más saludables.

Quiénes pierden:​

- La Sociedad Nacional de Industria (SIN), la cual se muestra inconforme con dicho manual. Alejandro Daly, director de la SNI, considera que las advertencias son más severas que las de los licores, que la propuesta no va en línea con el Codex Alimentarius, que el MINSA ha ignorado un informe jurídico del Ministerio de Justicia que prohíbe el etiquetado y que “esta propuesta supone un obstáculo técnico al comercio, que no va a van a reducir la obesidad y el sobrepeso, sino que seguramente va a generar mayor desnutrición y anemia y mayor informalidad”. Además, informa que no se ha hecho un estudio de la realidad nutricional del país, sino que se ha copiado lo realizado en Chile.

- Las industrias alimentarias de golosinas dulces y saladas, productos con contenido de azúcar y grasas que pueden verse afectados en sus ingresos ante la negativa de la población de consumir sus productos.

- El sector de producción, que mostrará una disminución en la demanda de sus productos.

- De acuerdo a la industria, el consumidor, que buscaría alternativas no reguladas y a precios más accesibles para su consumo (contrabando).

#Asuntospúblicos #Comunicaciónpolítica #Comunicaciónpública