Tendencias 2017: aclimatando a los clientes


La revolución digital nos ha permitido personalizar todo, desde la interfaz que compramos hasta los productos que consumimos e incluso los anuncios que vemos. Pero cuando se trata de tiendas físicas, este nivel de personalización aún no se ha materializado.

El 85 % de las decisiones del consumidor ocurren en un nivel subconsciente. Por ello, las marcas de retail saben la importancia de fijar el tono correcto para los compradores. Abercrombie & Fitch recientemente revisó toda su experiencia en tiendas. A raíz de ello, bajaron la música y aumentaron la iluminación al tiempo que disminuyeron el olor. Todo ello, solo para mantener a los clientes rezagados en sus tiendas.

Los retailers tienen una oportunidad enorme de seguir el ejemplo de las tiendas online en estas experiencias de personalización. Los sensores de calor, los detectores de movimiento y los lectores faciales pueden monitorear la velocidad de caminar, la temperatura corporal, las expresiones y el tiempo que se pasa en los monitores de las tiendas. Con esta gran cantidad de información, los retailers pueden modificar las listas de reproducción, cambiar la señalización digital o rotar las pantallas en respuesta al estado de ánimo de los compradores. Esto crea una importante ventaja competitiva, haciendo que los compradores se sientan más cómodos y más dispuestos a comprar.

Esta nota ha sido tomada de Trends 2017 de Landor, una empresa miembro de nuestro grupo WPP.


Entradas destacadas